top of page

Finanzas solo para mamás

Hace poco hablé con Mariana, ella es una de mis coachees con quien he tenido un par de sesiones. Desde la primera sesión pude notar su desesperación al hablar del dinero, me comento que hace 3 meses había solicitado un préstamo de $120,000 pesos (mxn), y que no sabía a donde se le había ido el dinero, solo tenía claro que con una décima parte había comprado ropa y calzado de marca a sus hijos, y la mitad la había destinado para apoyar a su esposo con algunas deudas.


Y alrededor de $50,000 no tenía idea de donde estaban, me comento que no toco ni un solo peso para ella, pues considera que es más importante gastar el dinero en los niños que en ella. Al final “ella usa pans y tenis todos los días y no necesita más cosas”.

Lo irónico es que este préstamo lo solicito para comprar mercancía de su negocio, pero lo gasto todo antes de que llegará a su destino.


Estaba realmente molesta con ella misma, pues ahora tenía una gran deuda, y no tenía ni la menor idea de cómo pagarla.


Me pregunté:


¿Cuántas mamás pensamos de la misma manera?

Pensamos que es mejor gastar el dinero en los hijos que en nosotras. Yo me incluyo en este grupo. Por dos años usaba solo dos pares de zapatos y dos pares de jeans, pues pensaba que mi hijo necesitaba más cosas y era mejor destinar el dinero a sus necesidades.


Después comenzó a crecer mi Consultoría de Finanzas Personales, y debía asistir a reuniones de trabajo. Entonces, las circunstancias me obligaron a comenzar a invertir en mi imagen y mi educación. Aprendí que aunque algunas lo consideremos como “un lujo”: invertir en nosotras mismas, debe ser un rubro en nuestro presupuesto personal.


Qué dilema, ¿verdad?


Si eres mamá, seguramente me entiendes a mí y a Mariana.


¿Acaso estamos siendo fieles a lo que nos enseñaron en casa?


Quizá vimos a nuestra mamá siendo la última en sentar a comer, priorizando a su familia, o quizá escuchamos como mamá prefería gastar en colegios, uniformes y demás, aunque ella se quedara sin un centavo para ella.


¿Estamos siendo fieles a nuestras raíces, aunque las circunstancias no son las mismas?

Aún no nos damos cuenta de que nuestra manera de MATERNAR lo definimos nosotras mismas y que no está mal darnos un respiro e incluso un espacio en el presupuesto para nosotras.


Mi pequeño Emilio tiene 5 años, apenas empieza a conocer el poder del ahorro. Sin embargo, no tiene lo suficiente para el regalo que yo quiero, así que juntos escogeremos ese regalo, él pondrá una parte y yo otra. ¡Y todos contentos!


No necesitamos que alguien mas nos diga como deben ser las cosas, ni que clase de regalo debo tener, eso lo decidimos YO y EMILIO.


Las expectativas sociales y la insostenibilidad del desarrollo profesional como si no tuviéramos hijos y ser mamas como si no trabajáramos, nos lleva a sufrir una ansiedad absurda.


No existen arquetipos al ser mamá, pues nuestros hijos son diferentes y nosotras también.

Al menos este 10 de mayo:


· No seas la mas dura juez con tu forma de ser mamá

· Evita escuchar críticas de otros

· No trates de cumplir las expectativas sociales

· Dedícate tiempo a ti y a tu mejor versión de ser mamá

· Regálate algo lindo sin culpas

· Tomate un descanso

· Celébrate como solo tú lo harías

· Convive con tus peques sin ruido externo

· Celebra a otras mamás reconociéndoles su esfuerzo


Ya sé que este post no es tan financiero como los otros, es mucho más de reflexión, pues soy mamá y amo serlo.


Te mando un enorme abrazo, Thalia Guerra tu Coach y Mom Financiera.



13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page