• Thalia Guerra Financiera

Método de descuento de dividendos, como toma de decisión para formar tu cartera de inversión.

Actualizado: 2 de oct de 2019

Cuando se trata de invertir en la bolsa, hay que hacer uso de todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, por lo que en este artículo les hablaré del Método de descuento de #dividendos de Irving Fisher, pero no te preocupes que no son clases de economía, más bien son claves que debes considerar antes de salir a comprar acciones.



En que consiste esté método?


Básicamente consiste en calcular los dividendos que nos da una acción a un plazo mínimo de 20 años y traerlo a tiempo presente, es decir descontar la inflación esperada dentro de estos años, de tal forma que sepas que tan conveniente es tu inversión a largo plazo.

En un largo plazo debemos considerar que los dividendos que estamos recibiendo se verán disminuidos por la inflación, el riesgo de que en un futuro las acciones pierdan valor y el que las tasas de los rendimientos que ofrecen otros instrumentos sean más atractivas que los beneficios que obtienes al poseer dichas acciones.



Comportamiento de los inversionistas.



El comportamiento racional de los inversionistas debería ser comprar acciones cuando estas estén a la baja debido a inestabilidad financiera que atraviesa una economía y venderlas cuando se encuentren a la alza a causa de una economía en auge, sin embargo la mayoría de los inversionistas actúan al revés, cuando las acciones están a la alza compran pensando que estas seguirán subiendo, sin darse cuenta que las acciones están sobrevaloradas y pronto caerán. Así mismo gran número de inversionistas venden cuando ven caer los precios de sus acciones, asumiendo una pérdida que a largo plazo tiende a ser ganancia para los inversionistas que compran estas acciones a precios bajos.


De esta manera nacen las burbujas especulativas, a raíz de que el precio de mercado se encuentra muy por arriba de los dividendos que la empresa está entregando a los inversionistas, por decir algo, la emisora A con dividendos del 4.5% por acción, tiene una razón de 1/0.045=22, es decir que debes invertir 22 dólares para que tengas un rendimiento de un dólar, mientras que la emisora B tiene un rendimiento en dividendos del 1.4%, lo que se traduce en 1/0.014=70, por lo que debes invertir 70 dólares para obtener un rendimiento de un dólar, por lo que la emisora B debería tener un precio de mercado más barato, que la emisora A, en base a sus dividendos. Mediante este método puedes saber que tan sobrevaloradas y subvaluadas se encuentran las acciones.


Según este método los movimientos del mercado a largo plazo en cierto punto son predecibles, sin en cambio los movimientos a corto plazo son inesperados y meramente especulativos. Es decir una persona puede sacar a pasear a su perro y dirigirlo al parque, por lo que sabemos hacia dónde va, pero no sabemos los desvíos que el perro hará durante el trayecto.


Actualmente muchas empresas no pagan dividendos con el fin de conservar sus utilidades para reinvertirlas y continuar creciendo, por lo que es importante identificar las que si lo hacen. Así que si posees algunas acciones con pago de dividendos es importante consideres este método al momento de venderlas.



Antes de salir a comprar acciones.



  • Toma en cuenta que la rentabilidad resultado de la compra y venta de una acción no va necesariamente ligada al valor de la empresa en base a su ventas y gastos de operación o dividendos pagados a inversionistas, por lo que antes de adquirir alguna acción es importante analices el valor de tu acción en base a sus estados financieros (estudio fundamental), para que no te lleves una sorpresa y te des cuenta que únicamente has invertido en una burbuja especulativa y que has pagado de más por las acciones que tarde y temprano se terminarán ajustando a su valor real. Así que si ya has comprado acciones sobrevaloradas es mejor que las vendas y recuperes tu dinero lo antes posible, antes de asumir las pérdidas que el mercado te dejará.


  • También considera, que entre mayor riesgo asumas, el mercado te debe compensar con mayores rendimientos, por ejemplo cuando inviertes en el sector alimenticio de alguna manera sabes que sin importar el ciclo económico por el cual atraviesa la economía se mantendrán las ventas porque la gente seguirá comiendo ( evidentemente disminuirá el consumo en épocas difíciles, pero es poco probable que quiebre la empresa), mientras que si inviertes en el sector automotriz, en épocas de austeridad la gente dejará de consumir y existe una mayor probabilidad de que la empresa quiebre, por lo que el mercado debe compensar con mayores utilidades a los inversores en el sector automotriz que alimenticio, por el riesgo que asumen.

  • El comportamiento de los inversionistas no siempre es racional, por lo que no es aconsejable seguir la oleada, ya que si un inversionista tiene la fórmula mágica del comportamiento del mercado, no la compartirá por miedo a que todos oferten a la misma emisora y alteren su fórmula mágica.


  • Calcula tu rentabilidad real, es decir toma en cuenta que el porcentaje de inflación en México se encuentra en aproximadamente el 4%, por lo que al descontar la inflación a tus rendimientos, estos deben estar por arriba del 4% anual.


  • Según este método, el precio alto de una acción, con porcentaje de dividendos bajos, es un indicador de que dichas acciones no van a dar grandes rendimientos en el futuro.


Toma en cuenta este método antes de invertir en acciones y no te dejes engañar por rumores especulativos, ya que tarde o temprano el mercado tiende a ajustarse.


Una alternativa para invertir en acciones con pago de dividendos es abrir un cuenta de inversión Optimaxx Patrimonial Premier en Allianz y seleccionar el portafolio HDV, donde tendrás acceso a 75 acciones empresas en Estados Unidos con altos dividendos.


Si te interesa tener mayor información sobre la apertura de una cuenta en Allianz, usa la sección de contacto o escribeme vía facebook y con gusto te asesoro.


Artículos que también te pueden interesar: Cómo invertir en bolsa, con poco dinero y no perderlo todo en el intento.