• Thalia Guerra Financiera

¿Mi situación financiera, me permite cambiar de trabajo?

Dando coaching financiera me encontré con la constante de que más de uno quiere cambiar de trabajo, tienen la idea de emprender algún negocio o la propuesta de un empleo nuevo, y no saben cómo tomar esta difícil decisión.


Además de evaluar un montón de cuestiones emocionales, familiares, enfoquémonos que tus #finanzas son un factor clave para tomar esta drástica decisión que esta por cambiar tú vida.


Primero que nada, evalúa a cuánto asciende tu #libertadfinanciera, es decir ese numerito que nos va reflejar que tantos riesgos podemos tomar a la hora de tomar decisiones laborales.


Partamos de que todo aquel que sabe administrar correctamente su dinero, tiene un registro de sus ingresos y gastos mensuales, por lo que de sobra conocemos que cantidad corresponde a nuestros gastos fijos mensuales, (si no sabes cuánto gastas el mes, empecemos por sumar todos esos egresos, desde el menos significativo hasta más representativo).


Una vez teniendo esta cantidad, ejemplo $20,000, ahora dirígete a tu cuenta o cuentas de ahorro e inversión, y veamos cuento tenemos en total en este rubro. Ya sé que la mayoría no tienen ahorros o si los tienen ya tienen etiqueta, pero tranquilo, hasta $100 pesos sirven para este ejercicio, o incluso si estás dispuesto a vender tu coche súmalo a tu cuenta de libertad financiera.


Entonces, estábamos que sí tienes gastos fijos mensuales de $20,000 y en tu cuenta de ahorros solo tienes $60,000, significa que tu libertad financiera es de 3 meses, por lo que tienes 3 meses para ponerte creativo y emprender un negocio, 3 meses para renunciar a tu empleo actual y buscar uno nuevo, 3 meses para experimentar en otro campo al tuyo, 3 meses para descansar de tu jefe o tus clientes…


Ahora imaginemos que tu libertad financiera es de 2 años, el Libro “Ten peor coche que tu vecino” de Luis Pita, lo explica detalladamente, la idea es que entre mayor sea tu libertad financiera puedes asumir mayores riesgos, incluso tomar años sabáticos para reencontrar tu camino, descubrir cuál es tu propósito en la vida, que es en lo que realmente eres bueno…, de verdad!, te confieso que yo me tome dos años sabáticos, y me sirvió mucho para reinventarme.


Cuando tu libertad financiera es de 2 o más años puedes trabajar medio año en algo que te apasiones y medio año descansar, tomarte esas vacaciones largas que tanto soñabas, tomar esa maestría que tanto quieres.


Y cuando llegas a ese punto, resulta que tu mente se libera y ya no te sientes aprisionado a un empleo, te vuelves más creativo, y por ende en tu trabajo te lo agradecen con un mejor trato, mejor paga, mejores oportunidades, ya que asumes riesgo que antes no hacías por miedo a que te despidan.


Así que la próxima vez que te aflijas pensando qué quieres hacer en tu vida laboral, piensa a cuento asciende tu libertad financiera y de acuerdo a esto, asume los riesgos que vayan acorde a tu red de soporte.

#finanzaspersonales