top of page

Minimalismo financiero


Este año que cerramos, resulto algo difícil para varios de nosotros, por eso me tome el tiempo de leer sobre el minimalismo, pues considero que es un estilo de vida que simplifica todo aquello que nos atormenta en la cabeza.


Cuando abordé este tema y comencé a aponerlo en práctica, mis primeras acciones fueron depurar las cosas que ya no uso y ordenar mi casa.

¡Me encanta esta práctica como ritual de cierre e inicio de año!

Sin embargo, lo que nos compete son los temas financieros y vamos a aplicar los conceptos del minimalismo al tema del dinero.


Primeros pasos.


Para que esto funcione realmente, debes empezar a cambiar tu mentalidad respecto a lo que deseas en tu vida, un super tip que me ha ayudado a poner claras mis prioridades, es llevar un “Diario de Gratitud”. Cada día agradezco al menos 3 cosas que me sucedieron, con el tiempo te vas a dar cuenta de lo que realmente te hace feliz, en mi caso una buena taza de café, el abrazo de un ser querido y el ayudar alguno de mis coachees, me da un grado de satisfacción por encima de lo material.


Y tener claro este grado de satisfacción, te ayudará a tener claras tus metas.


Menos excesos igual a más ahorros.


Al simplificar tus prioridades y con ello tus posesiones, tienes mayor energía para realizar actividades que realmente te hacen sentir pleno. Además de que al tener menos excesos tendrás menos gastos, con ello menores deudas y mayores ahorros.


Parece un efecto domino, que te permitirá ser más positivo ante tus finanzas, pues implica trabajar a un mismo ritmo o incluso menor, con un mayor grado de satisfacción.


Suena interesante, ¿verdad?



Algunas acciones que puedes tomar.


Para que goces de los beneficios del minimalismo financiero, te dejo algunos consejos:


1. Perdona tus errores financieros: tanto el mal uso de tu tarjeta de crédito, como tus terapias de compras, tus malas decisiones, etc, es momento que mires hacia adelante. Esos errores te han dejado aprendizajes, así que tu camino de aprendizaje esta completo. Ahora es momento aplicar lo aprendido.


2. Conoce tus pensamientos hacia el dinero: de nada sirve empezar cambios, si tus pensamientos te dicen “Detente, ¿para qué quieres más dinero?, si con ello empobreces a otros”.


Aprende a escuchar esos pensamientos contradictorios. Escríbelos en una libreta y entiende el trasfondo de estos.


Una de mis coachees, me decía que en su familia estaban muy acostumbrados a que les embargaran la televisión, la plancha, que los cobradores no pararan de llamar a su casa, etc.


Y por esto, ella sentía que de alguna forma debía seguir esta horrible tradición, sin embargo, en el momento que se volvió consciente de ello, dejo esa tradición en un baúl y comenzó a sanar sus finanzas.


3. No te compares con los demás. Con las redes sociales estamos super pendientes de quien viajo a dónde, de quién se compro qué y dónde comió tu mejor amiga. Sin darnos cuenta nos estamos comparando todo el tiempo y eso nos lleva a comprar infinidad de cosas innecesarias y quizá saturar las tarjetas de crédito o simplemente gastar todos nuestros ahorros. De verdad, ¡detente!, esa conducta solamente te esta dañando a ti y a tu cartera.


4. Proponte metas alcanzables. Me refiero a que proponerte tener un millón de dólares este año, cuando tus ingresos están muy lejos de esta cifra, te puede causar muchas frustraciones. Tus metas deben ser retadoras, más no asfixiantes. Si el año pasado facturaste $100,000 dólares anuales, proponte este año mantenerlos o incrementarlos de un 10% a un 20%.


5. Crea buenos hábitos financieros. Comienza un presupuesto planeado en un consumo consciente (solo cosas necesarias y que te hagan feliz), ahorra el 10% de tus ingresos para tu jubilación y otro 10% para tus viajes o educación.


Si tienes pareja, es super importante involucres a tu pareja en estos nuevos hábitos.


6. Convierte en una esponja de una buena mentalidad financiera. Rodéate de gente que ha logrado lo que tu quieres lograr, invítales un café, pídeles consejos, anota los comentarios que te sean reveladores. Esto te ayudará a mantenerte motivado y vencer tus miedos.


7. Medita y has afirmaciones. Medita todos los días al menos 5 minutos, esto te permitirá tener mayor capacidad de concentración en todo lo que haces. Escribe en el espejo al menos dos afirmaciones, las mías son: “Soy una mujer extraordinaria con miles de posibilidades de lograr mis metas” “El dinero fluye a mi de manera divertida y natural”.


8. Practica la gratitud diaria, arriba ya te conté los beneficios.


9. Aprende temas nuevos y ponlos en práctica. Te confieso; “tengo cursitis”, me encanta tomar cursos en línea, pero descubrí que tomo tantos, que me queda poco tiempo para ponerlos en práctica, la meta este año, es aplicar lo aprendido el año pasado.


10. Libérate de tu mentalidad consumista. Es muy fácil creer que la felicidad se encuentra en ese bolso nuevo o ese celular, pues la mercadotecnia se encarga de eso y cada día hacen mejor su trabajo. Sin embargo, esa felicidad dura poco y se vuelve adictiva, por ello buscamos estrenar ropa o aparatos electrónicos todo el tiempo, pues anhelamos esa felicidad momentánea. Sin darte cuenta ya eres esclavo de un sin fin de cosas, que están estrangulando tu hogar y paz mental. Y ya sabemos que les hace a tus finanzas. Por ello, es momento de dejar de consumir por consumir.


Como te habrás dado cuenta estos consejos se conectan entre sí, si sigues alguno por ende seguirás el siguiente. Lo importante es que tus finanzas deben ser sencillas, en otros años me proponía mil metas, este año solo son 3 (Bajar de peso, tener atención plena en lo que hago, e incrementar mis ingresos anuales un 10% con respecto el anterior).


Con estas metas me siento tranquila, ya me dirás que metas de propones tu.


Como siempre te deseo felices finanzas personales y mi invitación a planear tus finanzas 2023, está abierta (agenda aquí).




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page