top of page

Es momento de crecer.

Pensé que ser adulto era vivir sola, viajar, trabajar y tener mucho dinero para comprarme todo lo que se me antojaba.


¡Y vaya que resulto diferente!


Jamás he vivido sola, siempre tuve esa ilusión, sin embargo, salir de la casa de mis papas resultaba más costoso de lo que imaginaba, y mi sueldo no me daba para eso.


Solo una vez casada pude compartir los gastos con mi ahora esposo y pagar la renta de un pequeño departamento en un punto céntrico de nuestros trabajos.


También quería viajar por el mundo, pero el dinero y el tiempo no me daban para ello. Tenía el ligero inconveniente de que en mi trabajo rara vez tenia vacaciones, me encargaba del área presupuestal de una gran empresa, y pues los empleados hasta en vacaciones seguían cobrando, incluso cobraban más (por aquello de la prima vacacional, aguinaldo, vales de despensa de fin de año, etc). Así que, aunque la mayoría de mis compañeros estaban de vacaciones, yo no gozaba de esos frutos, mi jefe decía: “ni modo, así son las cosas aquí, nuestra área nunca deja de trabajar”.


En ese momento tenia un ingreso constante y seguro, pero no tenía dinero.


Apenas si lograba llegar a fin de quincena.


Yo soy economista y pensé, “esto no es lo que te enseñaron en la carrera, se supone debes saber generar más dinero”.


Así que indague ¿Cómo hacer más dinero?


Primero le advertir a las señoras de ventas por catálogo que ya no les compraría nada más (sin importar que tentador fueran los bolsos, perfumes, chamarras de piel, abrigos, etc).


Después liquide mis tarjetas de crédito, evite visitar centros comerciales por mucho tiempo y empecé a cocinar en casa.


Con más de dos años en restricción de gastos empecé a generar ahorros y comenzaron a llegar varias ideas acompañadas de mi búsqueda de más dinero.


Hubo dos ideas que puse en marcha, la primera y mas sencilla fue comenzar a invertir en Bolsa de Valores. Acudí alguna Casa de Bolsa, compré algunos Fondos de Inversión y taran¡Ya era inversionista!


La segunda llevo más tiempo, compre una pequeña Cafetería en una zona muy transitada, le di algo de estilo y contrate personal que pudiera operarla todos los días, después de algunos meses y descalabros, el pequeño negocio ya estaba dando dinero.


Era momento de ser una emprendedora responsable.


Renuncie a mi empleo seguro y asfixiante, y me dedique a generar otras fuentes de ingresos.


Claro que No fue sencillo, lo admito.


Leyendo tanto de finanzas personales y de curos en curso, me Certifique como Coach en Finanzas Personales y como Agente de Seguros.


Invertí mucho esfuerzo en crear un nuevo negocio digital entorno a como enseñar a las mujeres a pasar de: “Gastalonas compulsivas a Inversionistas exitosas” (el trabajo que mas disfruto).


Si te comparto mi historia, es porque cada día veo a más personas, perdiendo la esperanza de Retirarse a temprana edad, de vivir sin deudas y tener la vida que anhelan.


Yo estuve ahí, y tuve que moverme rápidamente para no seguir postergando lo que sabia “tenia que hacer”.


Curiosamente dejas para después el ahorro, porque esa parece menos estresante ( y resulta por un par de dias). Sin embargo el postergar algo que sabes que tienes que hacer, genera mas estres a tu vida y con ello angustia y desilución.


Te comparto 3 acciones que puedes comenzar ¡Ya!, para tener una mejor relación con tu dinero:


· Aprende a distinguir entre lo que te hace feliz y lo que es solo un gozo. Un gozo solo te da un placer momentáneo, como ese bolso bonito que hoy compras y mañana te estorba en tu casa, o ese Caramel Macchiato, te encanta al momento, pero después de unos minutos tienes la sensación de que te han robado $83 pesos.


En cambio, algo que realmente me hace feliz es pasear con mi hijo en el parque, leer algún buen libro, reunirme con mis amigas, tener la tranquilidad de vivir en una casa propia, o tener un Retiro planeado a una temprana edad. Eso me hace dormir tranquila por las noches.


· Algo que me quitaba el sueño, era pensar que, si enfermaba yo o alguien de mi familia, no podría pagar algún tratamiento costoso o incluso si se descomponía el coche seria mi ruina. Después de muchas lecciones aprendidas, cree un Fondo de Ahorro para Emergencias y lo llame: “Fondo de Paz Financiera”.


El dinero esta lejos de mi cuenta de gastos, genera algunos intereses mensuales mientras no lo uso y me da paz.


· Si tienes deudas es mejor idees un plan para pagar todas y cada una de ellas, la mayoría de estas deudas son muy caras y lo único que hacen es restar tu riqueza y creatividad. Conforme vayas pagando tus deudas cancela tus tarjetas de crédito, si te es posible quédate con solo una tarjeta de crédito, para evitar tentaciones.



Espero te sea útil mi historia y algunos de mis consejos, se despide Thalia Guerra, tu Coach en Finanzas Personales.


Si estas en México y quieres tomar una de nuestras Asesorias Gratuitas, AGENDA AQUÍ.




8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page